Un camionero atropella mortalmente a un vigilante en Albal tras discutir con él

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Un camionero atropella mortalmente a un vigilante en Albal tras discutir con él

      Un camionero atropella mortalmente a un vigilante en Albal tras discutir con él
      El homicida, un hombre de 34 años con antecedentes, se dio a la fuga y llamó a la Guardia Civil para entregarse tres horas después de lo ocurrido
      01:55

      IGNACIO CABANES VALENCIA Antonio Hernández Arroyo, de 59 años, quería prejubilarse para poder estar más tiempo con su familia tras veinte años trabajando como vigilante de seguridad en una empresa de fabricación de zumos de Albal. En todo ese tiempo nunca tuvo un problema y tanto clientes como trabajadores le tenían en suma consideración. Sin embargo, ayer por la mañana una discusión aparentemente banal con uno de los camioneros acabó en tragedia cuando éste arrolló mortalmente al guarda con el vehículo pesado, dándose posteriormente a la fuga.

      "¡Por favor, para! ¡Para que lo vas a matar!", le gritaba uno de los trabajadores de la empresa al conductor homicida mientras le golpeaba fuertemente el cristal para que dejara de arrollar a su compañero. Jesús Alfredo R. M., de 34 años, no detuvo su actitud sino que arrastró varios metros a su víctima hasta que murió.

      Los hechos ocurrieron a las 8.00 horas de ayer en el interior de la empresa Frusa, dedicada a la fabricación de concentrados de zumo, que se encuentra situada en la pista de Silla, en el término municipal de Albal. Al parecer, el camionero, vecino de Málaga, había dejado el camión toda la noche dentro del recinto. Cuando se disponía a salir mantuvo una discusión con el subdirector de la fábrica, a quien llegó a agredir, según apuntaron las fuentes consultadas por este periódico.

      Fue entonces cuando intervino Antonio Hernández, vigilante de seguridad, quien intentó que el camionero no abandonara el recinto. Según apuntaron algunos testigos, el presunto homicida intentó agredir al guarda lanzándole una llave de carraca. Como no lo consiguió, subió al camión y lo atropelló con la parte delantera del vehículo, arrastrándolo a su vez con las ruedas traseras. "Le gritaron que parara, que lo iba a matar, pero él no hizo ni caso", criticó uno de los dos hijos del fallecido, que también trabaja en esta empresa.

      El conductor homicida se dio a la fuga y no fue hasta pasadas tres horas cuando telefoneó a la Guardia Civil para entregarse, consciente quizás de que su detención era cuestión de tiempo, ya que los agentes tenían la matrícula del camión y el nombre de su empresa. Una patrulla lo trasladó a los calabozos del cuartel de Alfafar donde permanece detenido a la espera de ser puesto a disposición del juez.

      Asimismo, una ambulancia del SAMU se trasladó al lugar para atender al vigilante pero cuando llegaron el hombre ya había fallecido. Antonio Hernández Arroyo, de 59 años, era vecino de Paiporta y tenía mujer y dos hijos. "Han matado a mi padre pero se han llevado también la mitad de mi madre", confesó uno de los hijos del fallecido intentando explicar el dolor de su pérdida. "Estaban muy unidos, eran de esos matrimonios que salen juntos hasta a comprar el pan", añadió.

      Según apuntaron algunos operarios de Frusa, no era la primera vez que el detenido causaba problemas en la empresa. De hecho, tiene antecedentes y ya ha protagonizado otros altercados.

      Arrestado un taxista por amenazar con un arma a un camionero tras una discusión
      Agentes de la policía nacional de Valencia han detenido a un taxista de 43 años, de origen español, como presunto autor de un delito de amenazas graves ya que supuestamente amenazó con un revólver que llevaba en su vehículo, y que resultó ser una réplica, al conductor de un camión con el que había mantenido una discusión de tráfico.
      Los hechos ocurrieron sobre las cuatro de la tarde del martes, cuando los policías que realizaban labores de prevención fueron requeridos por la Sala del 091 ya que habían recibido numerosas llamadas alertando de la presencia de un hombre que había exhibido un arma de fuego, y que estaba amenazando a varias personas.

      Los agentes se dirigieron localizaron al sospechoso junto a un garaje del distrito de Tránsits, al lado de un taxi. Momentos antes el camionero le había recriminado una maniobra realizada con el vehículo, a lo que el taxista respondió con un puñetazo en la nariz, para a continuación encañonarlo con un revólver que llevaba en el interior del taxi.