Denuncian agresiones en el albergue de Vitoria, saturado por la ola de frío

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Denuncian agresiones en el albergue de Vitoria, saturado por la ola de frío

      ASUNTOS SOCIALES | 10 camas más
      Denuncian agresiones en el albergue de Vitoria, saturado por la ola de frío
      • Se trabaja en precario ante la cantidad de usuarios, algunos conflictivos
      • Una vigilante trató de impedir una agresión pero ella también fue golpeada
      • Es la tercera vez que una de las guardas sufre agresiones
      • Reclaman la presencia al menos dos guardas en todo momento

      Efe | Vitoria
      Actualizado jueves 09/02/2012 20:27 horas

      Trabajadores del albergue municipal de Vitoria -CMAS- han denunciado la situación en la que se encuentra este centro, saturado de personas sin hogar por la ola frío, en el que se han registrado varios incidentes y agresiones a empleados y a algunos usuarios.

      El portavoz del comité de empresa del Ayuntamiento, Tito Vidal, ha explicado que el albergue CMAS, uno de los tres con los que cuenta la capital alavesa y que habitualmente tiene 67 camas, se encuentra saturado de usuarios "de todo tipo", algunos de ellos "conflictivos".

      Al ponerse en marcha el Dispositivo de Acogida Invernal se amplió su capacidad a 77 camas, ya que se instalaron colchonetas en una sala aparte de los dormitorios, pero no se ha reforzado el personal del centro, ha denunciado Vidal.

      Esto ha dado lugar a situaciones como la vivida el pasado sábado por la tarde, cuando una mujer con problemas psicológicos agredió a uno de los jóvenes inmigrantes no acompañados que fueron expulsados recientemente de los centros de menores de la Diputación, al demostrarse mediante pruebas óseas que era mayor de edad.

      Una vigilante del albergue trató de impedir la agresión pero ella también fue golpeada, al igual que otra compañera de trabajo que acudió al ser avisada de lo que ocurría.

      Una de las guardas sufrió contusiones y contracturas a consecuencia de los golpes y patadas, y la otra recibió manotazos en la cara y el cuerpo.

      Ésta no es la primera ocasión en la que se producen incidentes de este tipo en el albergue, según ha asegurado a Efe un trabajador del centro, ya que de hecho es la tercera vez que una de las guardas sufre agresiones.

      El comité de empresa ha denunciado que un único vigilante esté solo "el 77% de la jornada" para hacer frente a situaciones muy complejas.

      "Tenemos que hacer de todo, desde poner lavadoras, hasta tareas de mantenimiento de las instalaciones, ejercer de educadores o vigilar los accesos", se ha lamentado.

      De hecho, la presencia de víctimas de violencia machista en el albergue les obliga también a vigilar si sus agresores, con órdenes de alejamiento, tratan de entrar al centro como han intentado hacer en varias ocasiones.

      El comité de empresa del Ayuntamiento se concentrará este viernes a mediodía ante las oficinas de asuntos sociales para reclamar la presencia al menos dos guardas en todo momento, como ocurre en los albergues municipales de San Sebastián y Bilbao, y que se haga un estudio sobre toda la red de acogida.

      También exigen tener a su disposición contacto telefónico con algún responsable para consultar "incidencias", ya que los guardas se ven obligados a tomar decisiones -como la posible expulsión de un usuario- que consideran que no les corresponden.

      El grupo municipal del PNV ya ha denunciado esta situación y ha exigido al gabinete del alcalde, Javier Maroto, explicaciones sobre estos incidentes que son "el resultado previsible de una situación conocida de precariedad y desprotección"