Un accidente aéreo ficticio pone a prueba la reacción del helipuerto

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Un accidente aéreo ficticio pone a prueba la reacción del helipuerto

      Un accidente aéreo ficticio pone a prueba la reacción del helipuerto
      El ejercicio representa un suceso en el que hubieran fallecido dos personas después de un aterrizaje · Se miden los tiempos de los servicios de Emergencias y la capacidad de los cuerpos de seguridad
      DAVID LENDÍNEZ / ALGECIRAS | ACTUALIZADO 26.01.2011 - 01:00


      Un ficticio accidente aéreo en el helipuerto probó ayer la capacidad de reacción de todo el personal que interviene en estos casos: desde sanitarios hasta los cuerpos de seguridad. Si hubiera sido real, hoy estaríamos contando una tragedia con 2 muertos, 2 heridos muy graves, otros tantos graves y 6 heridos leves o ilesos.

      Esta actividad, incluida en los planes de autoprotección del helipuerto y en los de Emergencias que coordina el 112, movilizó a todos los actores a los que se les avisa en estos casos. Estaban, entre otros, la Guardia Civil, la Policía Portuaria, la Policía Nacional, la Local, el 061, Aena, el Centro de Operaciones, Bomberos, la seguridad aeroportuaria, Inaer, Protección Civil, la AGE, sanitarios de los hospitales de La Línea y Algeciras y la Cruz Roja. Este despliegue llamó la atención al ciudadano, que se temió lo peor cuando vio que el dispositivo estaba centrado alrededor del helipuerto. Se barajó la posibilidad de que una nave hubiera caído por el fuerte viento.

      Así fue más o menos la historia que se trazó. Se ideó un supuesto accidente de uno de los helicópteros que cubren la línea con Ceuta. Fue al aterrizar cuando se estrelló contra la plataforma, lo que provocó un incendio por un derrame de combustible. El pasaje era de 12 personas -figurantes y voluntarios de Protección Civil-.

      El Centro de Operaciones del helipuerto activó el Servicio de Extinción de Incendios (SEI), el plan de autoprotección y dio cuenta del incidente. Los vehículos del SEI extinguieron el incendio, ventilaron el interior del helicóptero y rescataron a las víctimas.

      Los heridos fueron trasladados en camilla a un área de socorro. Allí fueron clasificados según sus lesiones. Se hizo para establecer las prioridades en los tratamientos. Las tarjetas rojas eran para los que necesitaban cuidados inmediatos, las amarillas para los menos urgentes y las verdes para los cuidados de menor importancia. Los servicios sanitarios del helipuerto se coordinaron con el 061 para estabilizar a los heridos y programar su traslado.

      Unos acabaron en el hospital Punta de Europa y otro en el de La Línea. Existe una denominada hoja de dispersión que ayuda a distribuir de manera efectiva los pacientes. Se hace en función de las patologías y las necesidades. El simulacro incluyó el traslado, que no se hizo efectivo aunque se activó, de un pasajero por quemaduras de segundo y tercer grado en más del 45% de su cuerpo. Iba a ser conducido en helicóptero a la unidad de Quemados del hospital sevillano Virgen del Rocío. Para estos casos, la provincia dispone de un helicóptero sanitario que vino del aeropuerto de Jerez. Todo acabó cuando el lesionado fue introducido en la nave que aterrizó en una explanada del puerto debido a que el helipuerto estaba supuestamente fuera de servicio por el accidente.

      "Medimos los tiempos. Es la forma de saber cuánto tardaríamos en llegar y cuánto tardarían las ambulancias en volver por si hubiera más pacientes. Ha salido muy bien, todos los actores han estado a la altura, aunque todo es mejorable", valoró al final del ejercicio el director del 061 de la provincia de Cádiz, Juan Antonio Péculo. No obstante, ahora se analizarán todos los detalles para seguir engrasando el dispositivo.

      El de ayer fue el primer simulacro de la infraestructura aérea algecireña, el siguiente está previsto para 2013. Los sanitarios que participaron fueron voluntarios que no estaban de guardia y el servicio aéreo no se alteró.