El mercado de sistemas de seguridad vale 2.000 millones

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • El mercado de sistemas de seguridad vale 2.000 millones

      Actualidad > Noticias

      El mercado de sistemas de seguridad vale 2.000 millones

      Jueves, 24 de febrero de 2011 | 13:22 h

      El mercado de sistemas electrónicos de seguridad y sistemas de protección activa contra incendios se situó en 2.035 millones de euros en 2010. Las compañías de seguridad privada reúnen el 54% del negocio, correspondiendo el 46% restante a grupos de instalaciones y montajes y compañías especializadas en la protección contra incendios. Estas son algunas conclusiones del Informe Especial publicado recientemente por DBK, primera empresa española especializada en la elaboración de estudios de análisis sectorial y de la competencia participada por Informa D&B, compañía del Grupo CESCE líder en el suministro de información comercial, financiera y de marketing en España y Portugal.

      Los ingresos por servicios de instalación reúnen la mayor parte del mercado de sistemas de seguridad, alcanzando una participación del 63% en 2010. Por su parte, los servicios de mantenimiento de sistemas reunieron el 19%, participación que se ha incrementado en los dos últimos años, y los servicios de conexión a central el 18%.

      Por tipo de sistema, el negocio derivado de los sistemas de protección activa contra incendios (manuales y electrónicos) alcanzó los 1.220 millones de euros en 2010 (60% del total). A continuación se sitúan los sistemas antiintrusión (20%), los sistemas de circuitos cerrados de televisión, los sistemas antihurto y de control de accesos.

      Algo más de la mitad de la facturación sectorial (54%) correspondió a compañías especializadas en la prestación de servicios privados de seguridad y el 46% restante fue generado por grupos de instalaciones y montajes y empresas especializadas en sistemas de protección contra incendios.

      El mercado se vio negativamente afectado en el bienio 2009-2010 por el deterioro de la coyuntura económica y la disminución de la inversión en nuevos equipos por parte de empresas, Administración pública y particulares.

      De este modo, el volumen de negocio se situó en 2.035 millones de euros en 2010, lo que supuso un retroceso del 3,1% respecto a 2009, año en el que descendió un 11,2%. En la cifra citada se incluye la instalación, el mantenimiento y la conexión a central de sistemas electrónicos de seguridad y sistemas de protección activa contra incendios.

      Estructura de la oferta

      A finales de 2010 operaban en el sector unas 1.700 empresas, correspondiendo más de un millar a compañías de seguridad privada autorizadas, mientras que el resto son empresas especializadas en la instalación de sistemas contra incendios. Dentro de este último segmento de empresas destaca la presencia de algunos de los principales grupos del sector de instalaciones y montajes.

      La actividad se concentra principalmente en las compañías especializadas en servicios de seguridad, de manera que las primeras posiciones del ranking de facturación están ocupadas por este tipo de operadores.

      Los cinco primeros competidores reunieron en 2010 el 33% del valor total del mercado, participación que ascendió hasta el 43% en el caso de los diez primeros.

      Previsiones

      Las previsiones de evolución del mercado para el bienio 2011-2012 apuntan a una moderada recuperación, en un marco económico menos adverso que el de los ejercicios anteriores.

      Tras dos años decreciendo, en 2011 el volumen de negocio podría situarse en un nivel similar al de 2010. Por su parte, para 2012 se apunta un moderado crecimiento de las ventas, estimándose una tasa de variación de alrededor del 3%, hasta situarse en unos 2.100 millones de euros.

      La alta competencia existente entre las empresas del sector se verá reforzada a corto plazo por la posible implantación de nuevos competidores a raíz de la liberalización de la actividad de venta, entrega, instalación o mantenimiento de sistemas de seguridad no conectados a centrales receptoras.