Interior retirará el 1 de abril las escoltas de Guardia Civil y Policía a cargos amenazados

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Interior retirará el 1 de abril las escoltas de Guardia Civil y Policía a cargos amenazados

      Interior retirará el 1 de abril las escoltas de Guardia Civil y Policía a cargos amenazados
      07:17 (14-03-2011)

      La medida se toma a pocos días de que comience la campaña electoral de las municipales del 22 de mayo. Guardaespaldas privados se harán cargo de la protección desde principios de mes. La retirada progresiva comenzó en septiembre. Ares lo calificó entonces de “reorganización” de efectivos.

      Jorge Mendiola. San Sebastián

      El Ministerio del Interior comienza a comunicar hoy a cargos públicos vascos y navarros amenazados por ETA que a partir del 1 de abril cursará una orden para retirarles la escolta de Guardia Civil o Policía Nacional y asignarles otra a cargo de agentes privados de seguridad.

      A partir del 1 de abril, los escoltas de la Guardia Civil y la Policía Nacional que actualmente protegen a los cargos públicos en situación especial de riesgo en el País Vasco y Navarra serán reemplazados, salvo excepciones, por parejas de agentes procedentes de la seguridad privada.

      También se verá reducido el actual dispositivo de seguridad, limitado a una pareja de guardaespaldas, incluido el chófer, que dispondrán de un coche para los desplazamientos en vez del actual sistema, que incluye rotación de agentes, vehículos y personal especialmente dedicado a labores de contravigilancia y refuerzo de la seguridad de los cargos públicos amenazados por ETA.

      La retirada de escoltas comenzó en septiembre del año pasado de común acuerdo entre el Ministerio del Interior y el Gobierno Vasco, después de una reunión conjunta mantenida en verano en la que participaron además representantes de la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Ertzaintza, cuerpo este último encargado principalmente de velar por la seguridad de los cargos del Ejecutivo y el Parlamento vasco.

      La Asociación de Escoltas en Activo del País Vasco calculó entonces que se retiraba la protección a más de 50 cargos políticos, empresarios y periodistas vascos, y expresó sus dudas y temores a que esta medida respondiera a las expectativas del Gobierno de un nuevo anuncio de “tregua” por parte de ETA, que posteriormente tendría lugar.

      Por su parte, el consejero de Interior del Gobierno Vasco, Rodolfo Ares, calificó la medida de “reorganización” para facilitar la operatividad de los agentes en funciones de escolta, y justificó que la disminución en casi un 10% de la partida presupuestaria asignada en 2011 a financiar las agencias de seguridad privadas se debía al abaratamiento de los contratos con estas empresas.

      No obstante, ante las protestas de personas amenazadas por ETA a las que se retiró la escolta a partir de septiembre, Ares admitió que se estaba estudiando “caso por caso” en función del nivel de riesgo.

      Con este mismo criterio, la reducción de la protección se extendió a partir de diciembre a Navarra, donde Interior ordenaba retirar la escolta a una treintena de personas, en su mayoría personas desvinculadas de la actividad institucional o política desde hace años, según informaron fuentes policiales, y descartadas por Interior como objetivo prioritario de los terroristas.

      Ahora, esta nueva reducción en la protección afecta a cargos que todavía están en activo y se produce a pocas semanas de comenzar la precampaña electoral para las próximas municipales, periodo en el cual han sido frecuentes en muchos municipios vascos y navarros las amenazas y las agresiones a candidatos de partidos no nacionalistas por parte de proetarras que intentan boicotear sus actos.

      En otros de los casos en los que la seguridad privada asumirá a partir de abril las funciones de escolta en sustitución de la de la Policía Nacional o la Guardia Civil, se trata de personas amenazadas por la banda ETA por su antigua vinculación con la política activa de primera línea, pero que aún no han dejado de ser objetivo terrorista.