Sexo oral en un calabozo de Palma

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Sexo oral en un calabozo de Palma

      diariodemallorca.es » Sucesos

      Semana negra
      Sexo oral en un calabozo de Palma
      06:30

      L.MARINA/ B. PALAU.
      SUCESOS.DIARIODEMALLORCA@EPI.ES Los policías que custodiaban a un detenido se llevaron una sorpresa mayúscula cuando vigilaban un calabozo. Uno de los arrestados, un delincuente multirreincidente sobradamente conocido en ambientes policiales, aprovechó sobremanera sus momentos de cautiverio. Los agentes le sorprendieron practicando una felación a otro detenido de origen magrebí. La repentina llegada de los funcionarios interrumpió abruptamente el escarceo sexual entre los dos arrestados. Los dos detenidos tampoco tuvieron oportunidad de reanudar el encuentro. Su momento de intimidad se esfumó. Los agentes no les perdieron de vista ni un solo momento. El destino, en forma de juez, separó a los detenidos. El complaciente delincuente fue enviado a la cárcel.

      Un ladrón muy gentil

      La venta de un radio CD Mp3 y un muñeco de peluche a altas horas de la madrugada en la calle General Ricardo Ortega no parecía muy acertada. Máxime cuando los vecinos habían denunciado una serie de robos en los coches estacionados en dicha calle apenas unas horas antes. Cuando una patrulla de agentes del Cuerpo Nacional de Policía se presentó en el lugar, se toparon con un individuo que encajaba perfectamente con la descripción del sospechoso. Una chaqueta azul con mangas blancas era su indumentaria. Los agentes contaron, además, con la inestimable ayuda del ladrón. Les mostró a los policías los cuatro coches que había forzado. Todos tenían matriculas antiguas. Ante tanta amabilidad, no tuvieron el menor problema en detenerlo.

      Una intensa búsqueda

      Un indignado propietario de un almacén desvalijado de Palma decidió recuperar sus enseres a toda costa. Un total de 10 ventanas de aluminio, 20 motores eléctricos y bandejas de acero inoxidable le habían desaparecido de su almacén de la carretera vieja de Sineu. Tras un periplo por numerosos desguaces y establecimientos de reciclaje sus objetos robados no aparecían por ningún lago. Finalmente, el empresario reconoció sus objetos en un centro de reciclaje del Polígono Can Valero. Acto seguido, llamó a la Policía. Varios agentes se personaron en el establecimiento. Uno de los propietarios les comunicó que las personas que trajeron los materiales le anunciaron que volverían ese día. Dicho y hecho. En cuanto aparecieron tres individuos —dos españoles y un argentino— fueron detenidos por un presunto delito de robo con fuerza.

      Crece la fama de ´Primo´

      La fama de Primo, el célebre vigilante de seguridad de los Juzgados de Vía Alemania, no para de crecer. Sus continuas apariciones junto a muchos de los imputados de postín le ha granjeado una mayor popularidad más allás de Mallorca. Buena prueba de ello son sus apariciones en el programa Salvados de El Follonero o la entrevista de Andreu Buenafuente. Su carácter polifacético le ha llevado a aparecer en una miniserie en internet, haciendo pinitos como actor. Su popularidad puede ganar más enteros si se confirma su aparición estelar en un videoclip de un cantante.

      Un delincuente culé

      La vestimenta azulgrana fue la perdición de un ladrón de bicicletas. Siempre portaba el chándal culé antes de sustraer una de las carísimas bicis que estaban estacionadas en un aparcamiento de la Playa de Palma. El delincuente no contó con que en el establecimiento hotelero instalarían unas cámaras de videovigilancia. Una clienta visionó las imágenes después de que su bici desapareciera. Allí aparecía el delincuente con la indumentaria blaugrana. Tras cruzarse con un sujeto ataviado con esta ropa en el vestíbulo, la clienta no tenía ninguna duda: era él.

      Apoyo materno

      Un exrecluso del Centro Penitenciario de Palma compareció en la Audiencia para responder por una agresión en el recinto carcelario. De un mordisco, le arrancó un trozo de oreja a un preso. El fiscal le pedía inicialmente siete años de prisión por un presunto delito de lesiones. El interno reconoció los hechos y se conformó con dos años. "No te quejes, tienes el perdón de la sala", le comentó la madre al acusado.

      Una señal de ceda el paso invisible en Playa de Palma

      Las señales de tráfico tienen una finalidad primordial: tienen que estar ubicadas en un lugar visible. No ocurre eso con un ceda el paso en la avenida América de s´Arenal. Está cubierta completamente por la maleza.