Los agentes de seguridad denuncian ‘continuas agresiones’ en la estación

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Los agentes de seguridad denuncian ‘continuas agresiones’ en la estación

      TARRAGONA

      Los agentes de seguridad denuncian ‘continuas agresiones’ en la estación
      Los sindicatos lamentan que en enero echaron a siete trabajadores. Ahora patrullan de uno en uno y no llevan arma


      NÚRIA RIU | 05/04/2011 17:54
      La muerte de un agente de seguridad en la estación de Castelldefels y las agresiones el pasado fin de semana en Mataró y Manlleu han coincidido en el tiempo con la demanda que el sindicato SIPVS-C presentó el pasado jueves para denunciar las «continuas agresiones» que sufren los vigilantes en la estación de trenes de Tarragona. Apuntan que ésta es «muy conflictiva» y que especialmente es durante las noches de viernes y sábado cuando se producen buena parte de estos episodios.«Está muy cerca de la zona de ocio del Port. Los fines de semana algunos llegan con el vaso del cubata, no llevan dinero y si ven un vigilante que está sólo se lo comen vivo», explica uno de estos guardas que prefiere mantenerse en el anonimato.

      Uno de los aspectos que ha salido a la luz en los últimos días es que estos agentes hacen ‘patrullas’ con sólo un vigilante por turno y que, para disminuir gastos, ahora ya no llevan arma, de forma que se ahorran el plus de peligrosidad. «Los recortes están afectando a todos los servicios. Si llevabas un arma tenían que pagarte un extra, como también tenían que pagarlo para ir con un perro, que también los están quitando. No vamos a disparar a nadie, pero una pistola disuade. Es una cuestión de respeto», sigue explicando el vigilante. Otro de sus compañeros añade: «En cualquier patrulla son un mínimo de dos y van armados, nosotros somos uno y desarmado. No puede hacerse la misma actuación».

      El portavoz del sindicato, José Manuel Ramírez, dice que «a principios de año Adif recortó personal echando a siete trabajadores a la calle». Actualmente son 35 los agentes que siguen prestando el servicio desde la estación del Passeig d’Espanya. Sin embargo, denuncia que los recortes afectan a todos los municipios. Ramírez pone de manifiesto que «en la estación del AVE del Camp de Tarragona antes había cuatro vigilantes por turno, ahora son dos, con una única persona en el arco de seguridad. Si pasa alguna cosa ésta tampoco puede hacer nada».

      Por su parte, fuentes de Adif reconocieron ayer que «a principios de año se licitó el nuevo contrato de seguridad con la premisa de optimizar los recursos humanos y materiales».
      El contrato se habría adjudicado «manteniendo las necesidades para una instalación de estas características y los mínimos de seguridad que garantizan el correcto servicio».

      Los sindicatos están muy «indignados» con la situación que están viviendo. «Primero intentamos hablarlo pero no hubo manera. Ahora hemos presentado la denuncia ya que a principios del mes pasado hubo otra agresión en la estación, y esto es continuo», sigue diciendo Ramírez.

      Éste también añade: «Hace dos años increparon a un vigilante, le tiraron a la vía y le rompieron la cadera. Por suerte, no pasó nada».

      Un compañero corrobora las palabras del representante sindical: «Allí las pedradas son continuas. Es muy fácil».

      Piden que se refuerce el servicio, al menos en horas puntas, además de reclamar la protección jurídica de autoridad. «En Castelldefels había dos agentes armados y ahora ya sólo tenían a uno, y sin arma. Mira lo que ha pasado...», dice uno de los profesionales, indignado.
      A raíz de los últimos episodios, los vigilantes de las estaciones de tren piden la protección jurídica que tienen el resto de agentes de los cuerpos de autoridad pública. Un mecanismo que les ampararía ante nuevas agresiones.

      Reus y Salou

      Los sindicatos que representan a los trabajadores de las estaciones de tren aseguran que junto con Tarragona, la de Reus es otra de las más problemáticas del Camp de Tarragona. «Las de en medio de la ciudad siempre son las más conflictivas», dice Ramírez, y añade: «Aunque también está la de Salou que en verano también tiene su historia, porqué están los carteristas».A raíz de los últimos eventos, los trabajadores esperan que se tomen medidas».