Maletas golosas

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Maletas golosas

      Maletas golosas
      TERMIBUS ES UN SITIO HABITUAL DONDE RONDAN LOS CARTERISTAS Y LADRONES DE MALETAS. SU PRÁCTICA ES ABORDAR AL VIAJERO CUANDO ESTÁ SENTADO SOLO.

      G. Forner

      - Lunes, 23 de Noviembre de 2009 - Actualizado a las 07:22h.


      CUANDO un pasajero sube al autobús, a veces se le encoge el alma pensando en su equipaje. ¿Algún ladrón aprovechará para sacarlo del maletero mientras el viajero está sentado cómodamente en el interior del autobús? Ese pensamiento, que se repite constantemente en las estaciones, está bien fundamentado. Sobre todo, en ciudades como Gasteiz. En la estación de Bilbao, la práctica habitual es robar mientras se espera en los bancos la llegada del vehículo. Las maletas son muy golosas por la variedad de las cosas que pueden guardar y la facilidad de la sustracción.

      El responsable de Termibus, Santiago Momeñe, conoce a la perfección cómo actúan los ladrones habituales que deambulan por la estación bilbaina. "Van en grupos de tres o cuatro jóvenes. Uno controla al vigilante, otro entretiene al viajero y un tercero le roba la maleta", explica. Los ladrones suelen preguntar por cómo llegar hasta un lugar mostrando un mapa, para que así la víctima deba fijar la vista en un punto y saque de su campo visual su maleta.

      El plan es sencillo, y funciona. "Tenemos alrededor de dos robos a la semana", indica Momeñe a pesar de los carteles que avisan de alta posibilidad de la sustracciones. Los ladrones captan a la víctima después de estar observándola un buen rato. Siempre se dirigen a personas que están solas y, cuando el vigilante de seguridad se encuentra en otro punto de la estación, aprovechan para perpetrar el robo.

      "No les importan las cámaras de seguridad. Están muy bien señalizadas y muchas veces registran el robo. Les da exactamente igual", aclara el responsable sobre este dispositivo que debería ser disuasorio. Un vigilante de seguridad controla la estación 24 horas al día, y en los días de ajetreo (agosto, Navidades, Semana Santa) contratan a más personal: "En fechas importantes, tenemos a tres guardias a todas horas por los andenes".

      El perfil del ladrón también está muy tipificado. "Por una parte, los carteristas de toda la vida, que meten mano al bolsillo o al bolso para llevarse la cartera. Por otra, los ladrones de equipaje. En este caso, son casi siempre grupitos de jóvenes del norte de África, generalmente magrebíes".

      Pocas personas denuncian el robo de su maleta, pero cuando ello ocurre, la estación ofrece de muy buen gusto las imágenes de la cámara de videovigilancia a la Ertzaintza y a la Policía Municipal para que puedan esclarecer el caso.

      Sin embargo, en ocasiones el robo se ha producido en estaciones anteriores. "En Gasteiz no hay vigilante ni cámaras, por lo que los ladrones aprovechan para sisar la maleta del maletero mientras se incorporan los nuevos viajeros". También ocurre en Zaragoza. "A veces los pasajeros llegan de un viaje de largo recorrido a Bilbao y se dan cuenta de que ya no tienen su equipaje, pero desgraciadamente, en esos casos no podemos ayudarles", añade Momeñe.

      Fuentes de la estación de Renfe indican por su parte que los robos no son habituales en los trenes, aunque sí los descuidos. "Siempre hay personas que se dejan el maletín con el ordenador portátil o una mochila", aseguran. En el aeropuerto de Bilbao, indican que no tienen constancia alguna de robos en los últimos meses.


      Fuente: www.deia.com