Los actos violentos obligan a la Generalitat a crear una división de vigilancia en transporte público

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Los actos violentos obligan a la Generalitat a crear una división de vigilancia en transporte público

      Los actos violentos obligan a la Generalitat a crear una división de vigilancia en transporte público
      Se cerrarán las estaciones para evitar el fraude y se instalarán más cámaras de seguridad

      La Generalitat de Cataluña creará una división de vigilnacia de transportes para garantizar la seguridad en instalaciones de metro, ferrocarril y aeroportuarias tras los sucesos violentos acaecidos el fin de semana pasado, que causaron la muerte de un vigilante jurado en la estación de Cercanías barcelonesa de Castelldefels.


      (07/04/2011) Esta decisión se toma tras la reunión mantenida entre representantes de Interior y Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Cataluña junto con Renfe y Adif el pasado día 4, apenas tres días después del acto violento de Castelldefels.

      Una de las prioridades acordadas con Renfe y Adif, y el resto de operadoras catalanas como TMB y FGC, es el cerramiento de estaciones y su entorno y la instalación de cámaras de video que garanticen la seguridad de ciudadanos y trabajadores. Precisamente el acceso sin control a las estaciones es uno de los principales motivos de disputa y actos incívicos de los usuarios, por no hablar del perjuicio económico que se deriva del acceso a los trenes sin billete.

      En concreto, tanto los responsables ferroviarios como la policía autonómica catalana tienen un mapa de los denominados "trenes calientes", que son los que concentran la mayoría de incidencias, especialmente en horarios de noche de fin de semana. Se trata de la R-1, en los alrededores de zonas de ocio de Mataró y Montgat; la R-4, entre Sabadell y Barberà, junto a la zona Hermética; la R-3, de Vic a Manlleu, donde son habituales los hurtos y las agresiones: y la R-1 Sud, con casos de vandalismo. Actualmente el 60 por ciento de les estaciones de la red de Cercanías disponen de cámaras de seguridad en sus instalaciones.