Un hombre cumplirá cuatro años de cárcel por pegar a un vigilante de un supermercado

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Un hombre cumplirá cuatro años de cárcel por pegar a un vigilante de un supermercado

      Un hombre cumplirá cuatro años de cárcel por pegar a un vigilante de un supermercado
      Tras intentar un robo.

      DIARIO CRÍTICO COMUNITAT VALENCIANA - Lunes 11 de abril de 2011 a las 13:21 h.

      La sección décima de la Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a un hombre a un total de cuatro años y cuatro meses de prisión por dar un cabezazo a un vigilante de seguridad de un supermercado de Alicante, en enero de 2011, tras intentar robar una botella de whisky.

      El tribunal ha considerado que Alexandru S., de 37 años y nacionalidad rumana, es autor de un delito de robo con violencia en grado de tentativa, por el que le ha condenado a un año y cuatro meses de cárcel; y de otro de lesiones causantes de deformidad, por el que deberá cumplir tres años de prisión, e indemnizar a la víctima con 300 euros.

      La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, considera probado que cerca de las 18.00 horas del 21 de enero de este año, el acusado trató de apropiarse de una botella de whisky, valorada en 11,69 euros, que escondió entre sus ropas en un supermercado de Alicante.

      Al pasar el procesado por la línea de cajas, saltó la alarma de robo, por lo que fue interceptado por el vigilante de seguridad, que observó que llevaba un bulto debajo de la chaqueta, por lo que le requirió para que le acompañara. En ese momento, el acusado propinó un fuerte cabezazo en el rostro al vigilante, que le rompió dos incisivos superiores y uno inferior y le causó inestabilidad en otros cordales adyacentes.

      Alexandru S. refirió durante la celebración del juicio que el vigilante de seguridad le vio escondiendo un salami entre sus ropas y le lanzó un puñetazo a la cara, y que al esquivarlo, sin darse cuenta, le dio en la nariz con la cabeza.

      La sala considera que es "incomprensible" que se eluda un puñetazo en la cara "aproximando la cabeza en la dirección de la que proviene el golpe y que ello se haga involuntariamente, de forma inadvertida, sin intención de agredir a quien se tiene enfrente".

      En este sentido, el tribunal estima acreditado que el acusado propinó "un fuerte cabezazo en el rostro al vigilante de seguridad que intentaba impedir que se apoderase de una botella de licor".