«Se estaba poniendo moradita, le di unos golpes y salió la moneda»

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • «Se estaba poniendo moradita, le di unos golpes y salió la moneda»

      VALLADOLID
      «Se estaba poniendo moradita, le di unos golpes y salió la moneda»
      24.04.11 - 00:56 - J. A. | VALLADOLID.
      • La Policía distingue a esta profesional por salvar la vida a un bebé que se atragantó en el Ayuntamiento
      • Rosario Aguado Vigilante de seguridad del Grupo Norte

      Tiene 41 años, lleva uno como vigilante de seguridad del Grupo Norte y ya ha recibido un reconocimiento policial por su labor. La rápida intervención de esta profesional en las dependencias del Registro del Ayuntamiento de Valladolid el pasado mes de enero evitó que una niña de apenas un año se ahogara con una moneda de cinco céntimos.

      -¿Lo suyo con la seguridad es obligación o devoción?

      -En principio era un poco por obligación, pero una vez que estás dentro y conoces este mundo pasas a la devoción.

      -¿Cómo ha recibido distinción?

      -No me la esperaba, pero a todo el mundo le gusta que le reconozcan el trabajo.

      -No suele ser lo habitual.

      -Yo no tengo ningún tipo de queja, porque me tratan bien. Pero igual que te dicen lo que haces mal, está muy bien que reconozcan lo bueno.

      -¿Qué le animó a intervenir?

      -Trabajo en el Registro del Ayuntamiento de Valladolid. La empresa hace cursos de reciclaje y yo había participado en uno sobre desfibriladores, donde nos dieron nociones de primeros auxilios. Como lo tenía tan reciente, fue lo que me hizo dar el tirón.

      -Se percató de que algo le estaba pasando a la niña...

      -Su madre la tenía de la mano. Era muy chiquitina. Quería toser y no podía. En principio, al estar con la madre lo deje estar, pero cuando vi que la pequeña seguía y su madre no hacía nada la cogí, le quite el abrigo, llamamos al 112 porque veíamos que a la niña se le volvían los ojos y se estaba poniendo moradita... Se me hizo muy largo, pero debieron ser unos segundos. La cogí, le puse en mi antebrazo y le di unos golpes entre los omoplatos y salió la moneda de cinco céntimos.

      -¿Vaya susto no?

      -La verdad es que sí, la cosa salió bien, pero prefiero no tener más menciones por una cosa de estas.

      -¿Recibiría también el agradecimiento de la madre?

      -No sé si fue muy consciente de lo que estaba pasando. En ningún momento se acercó a darme las gracias. Yo le insistía en que la llevase a Urgencias para que la revisaran, pero ella no dijo nada.