Detenido por entrar a robar en la oficina de la estación de Feve

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Detenido por entrar a robar en la oficina de la estación de Feve

      SUCESOS
      Detenido por entrar a robar en la oficina de la estación de Feve
      Desconocidos se llevan cable de cobre de la catenaria abandonada en la zona de la Peña del Cuervo
      28.04.11 - 00:08 - MARIÑA ÁLVAREZ | SANTANDER.


      Dijo que sólo pasaba por allí, pero no coló. Lo delató un armario forzado y una estancia absolutamente revuelta, y fue detenido por un delito de robo con fuerza en grado de tentativa.

      Se trata de J. A. B. G., de 42 años, natural de Málaga y actualmente sin domicilio conocido, que el pasado sábado, día 23 de abril fue sorprendido por los vigilantes de seguridad saliendo por la ventana de una de las oficinas de la estación de Feve en Santander. Eran las once de la mañana cuando el personal de vigilancia de la estación vio al individuo que, tras un forcejeo, llegó a golpear en un ojo a uno de los vigilantes.

      Éstos lograron retenerlo hasta que llegaron los efectivos de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional. Los policías le preguntaron primero por los motivos de su presencia en esa oficina, y éste contestó que había entrado «para cruzar las vías», aunque el desorden era evidente. Fue identificado y detenido.

      Al arrestado, que ya pasó a disposición judicial, le constan varias detenciones anteriores, repartidas entre Zaragoza, Granada y Málaga, la mayoría de ellas por delitos contra la propiedad.

      Otro robo ferroviario

      La Policía Nacional sigue la pista a un grupo de desconocidos que, durante varios días, se dedicaron a cortar el cable de cobre de la catenaria en las vías del tren que pasan por la Peña del Cuervo (zona de la calle Alta, en Santander).

      Varios vecinos del barrio vieron a estas personas «tres o cuatro veces seguidas», según contó uno de los testigos a este periódico, y, al menos, uno de los individuos «era el mismo cada vez, y no era de la zona». Actúan por la mañana, a plena luz y ajenos a la expectación que ha generado su labor. De hecho, este testigo contó que los veía «cada mañana cuando voy a trabajar y paso por allí, y están cortando el cable elevado» y fue él el que avisó a la Policía, primero a la Local y luego a la Nacional, que envió a dos patrullas y se hizo cargo de la investigación, poniendo los hechos en conocimiento del departamento de seguridad de Renfe.

      La catenaria saboteada no es la que habitualmente está en uso, sino otra abandonada que discurre en paralelo, por lo que el robo no ha provocado problemas en la circulación de los trenes.