El yerno de los Tous afronta 11 años de cárcel por matar a un asaltante de la casa de los joyeros

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • El yerno de los Tous afronta 11 años de cárcel por matar a un asaltante de la casa de los joyeros

      El yerno de los Tous afronta 11 años de cárcel por matar a un asaltante de la casa de los joyeros
      Barcelona | 07/05/2011 - 10:50h

      BARCELONA, 7 (EUROPA PRESS)

      Un tribunal popular empezará a juzgar el próximo lunes en Barcelona al yerno y jefe de seguridad de la familia de joyeros Tous, Lluís Corominas, que se enfrenta a una posible condena de 11 años de cárcel por presuntamente haber matado a uno de los hombres que asaltaron el domicilio familiar en Sant Fruitós del Bages el 9 de diciembre de 2006.

      Según el escrito del fiscal, sobre las 18.45 horas, el acusado recibió una llamada del vigilante de seguridad, quien le informó de que a través de las cámaras de videovigilancia había visto cómo dos intrusos entraban en el jardín de la casa de la familia Tous.

      Corominas, con una pistola semiautomática, fue con su coche a la vivienda de los joyeros y se acercó a un vehículo estacionado a unos 50 metros de la casa con dos hombres --desarmados, según el fiscal-- a bordo, que podían estar relacionados con el asalto, y les disparó dos veces.

      El procesado dio en la cabeza al conductor, Sinani G., quien fue evacuado al Hospital de Manresa en coma, con pérdida de masa encefálica y sangrado masivo por impacto de bala, que le provocaron la muerte dos días más tarde.

      El acusado encañonó al otro individuo, Dulji K., y le retuvo hasta que llegaron los Mossos d'Esquadra, mientras que los otros dos intrusos se daban a la fuga, aunque fueron detenidos posteriormente.

      El yerno de los Tous también fue investigado por intentar matar a Dulji K., pero el juez instructor archivó la causa porque Corominas desistió voluntariamente de su propósito.

      El fiscal tiene en cuenta que Corominas "actuó bajo la influencia de un estado de nervios" provocado por la alerta recibida de que estaban asaltando la casa de sus suegros, porque tres días antes ya habían intentado robar en la casa y por el clima de inseguridad ciudadana causada por el gran número de asaltos en urbanizaciones.

      Es por ello que contempla la atenuante de obcecación, así como la de reparación del daño, pues el acusado ha consignado 150.000 euros para indemnizar a la familia del fallecido, aunque el Ministerio Público solicita una compensación total de 210.000 euros para la esposa y el hijo de Sinani G.

      Este lunes se seleccionará el jurado popular, una decisión delicada teniendo en cuenta que el caso fue muy mediático, y el martes declararán Corominas y cinco testigos.

      OBSESIÓN POR LA SEGURIDAD

      La familia Tous explica en uno de los capítulos del libro biográfico autorizado 'Los Tous. Historia de una familia, una empresa y un osito hecho joya', que salió a la venta en verano de 2008, como vivió el encarcelamiento de su yerno.

      En el último capítulo, 'La historia que quisieron borrar', se relatan los antecedentes del suceso, que llevaron a Lluís Corominas a la "obsesión" por la seguridad: en 2004 unos ladrones ya entraron en casa de Laura Tous, una de las hijas del matrimonio de empresarios manresano, situada en la misma urbanización en la que vive toda la familia.

      Poco después, descubrieron que en ese asalto habían colocado un micrófono en el dormitorio de Laura y su pareja y, ante ello, Lluís Corominas, pareja de Alba Tous, "da muestras de preocupación y empieza a cuestionarse la seguridad de la familia".

      Según el libro, Corominas "aprovecha las sobremesas familiares en casa de sus suegros para insistir en que organicen algún sistema de seguridad para protegerse de posibles robos", que dan su fruto cuando la familia instala un sistema de cámaras de seguridad en las cinco residencias, en las que viven el matrimonio de joyeros y sus hijas.

      También explican que el día de los hechos Corominas se acercó al coche de los asaltantes y les instó a salir, momento en el que el conductor se inclinó a coger alguna cosa y Corominas dedujo que era un arma y, "la tensión hace que cierre los ojos y dispare sin apuntar. Un primer tiro. Le sigue un segundo tiro que, según los expertos, suele producirse como acto reflejo".

      "Sin saber el resultado de su acción --continúa el relato-- baja y obliga al copiloto a salir apuntándolo con el arma. Lo mantiene estirado en el suelo a la espera de la llegada de los Mossos, a los que Corominas llama de nuevo solicitando que avisen una ambulancia".

      Corominas fue llevado a comisaría, donde permaneció tres días y, tras declarar ante la juez, ingresó en la prisión de Quatre Camins por homicidio doloso, donde permaneció tres meses.