Agreden a dos vigilantes de metro en las estaciones de Sopelana y Aiboa

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Agreden a dos vigilantes de metro en las estaciones de Sopelana y Aiboa

      SUCESOS
      Agreden a dos vigilantes de metro en las estaciones de Sopelana y Aiboa
      Una disputa por un cigarrillo y el intento de robo de un bolso a una mujer provocaron la intervención de los guardas de seguridad
      02.07.12 - 02:08 - JON MAYORA | BILBAO.

      Dos vigilantes de seguridad de Metro Bilbao fueron agredidos en la madrugada de ayer en las estaciones de Sopelana y Aiboa por dos jóvenes de 16 y 31 años respectivamente. En ambos casos, según el Departamento vasco de Interior, los ataques causaron heridas leves a las víctimas aunque necesitaron asistencia médica. Los dos sucesos coincidieron además en el tiempo, sobre las dos de la madrugada, y obligaron a poner en marcha el protocolo de actuación firmado en 2007 con la Ertzaintza, y con algunas de las policías municipales de las localidades por donde discurre el metropolitano, que se ha convertido en «elemento fundamental» del dispositivo de seguridad de Metro Bilbao, según sus responsables. Esta coordinación persigue una mayor eficacia y rapidez en el control de los altercados.

      En el primer suceso se vio involucrado un menor de edad, de 16 años. El chaval, según informó la Ertzaintza, se encontraba en el andén de la estación de Sopelana, que acaba de celebrar sus fiestas patronales, donde pidió un cigarrillo a otro joven que esperaba la llegada del suburbano y que, al parecer, se negó a dárselo.

      El arrestado comenzó a pegar al viajero y fue entonces cuando intervino el guarda de seguridad. El menor le llegó a propinar varios golpes en la cabeza con el puño, mientras conseguía morderle en un dedo. El empleado pudo reducirle hasta la llegada de una patrulla de la Ertzaintza. Una vez realizadas las correspondientes diligencias en el lugar de los hechos, los agentes entregaron al presunto agresor a su madre «a la espera de acudir al juzgado».

      Forcejeo

      El segundo ataque se produjo en la estación de metro de Aiboa, en Getxo. En esta ocasión, el detonante fue el intento de robo de un bolso a una mujer que, también sobre las dos de la madrugada, se disponía a salir de la estación por la zona de las canceladoras. En ese momento, según informó el Departamento de Interior, el vigilante vio cómo un hombre trataba de arrebatarle el bolso «de forma violenta». Tras acercarse al presunto ladrón, consiguió impedir el robo y sujetar al detenido, que no dejó de ofrecer resistencia en ningún momento. Durante el forcejeo, el joven agredió al agente, a quien ocasionó lesiones «aparentemente leves».

      El individuo fue reducido con la ayuda de otros compañeros del vigilante hasta la llegada de una patrulla de la Ertzaintza que practicó su detención. Los agentes comprobaron después del arresto que el agresor tenía antecedentes, precisamente por robo, por lo que fue puesto a disposición judicial.

      No es la primera vez que los vigilantes del metro sufren agresiones. En septiembre de 2011, un delincuente multirreincidente se lió a golpes con un guarda en Leioa. Hace un año, en Larrabasterra, otro guarda resultó herido por un joven al que había recriminado por orinar en el andén.