Orden de 1 de febrero de 1983 por la que se determinan las armas específicas para desempeñar las funciones de guardería.

    • Disposición derogada

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Orden de 1 de febrero de 1983 por la que se determinan las armas específicas para desempeñar las funciones de guardería.

      MINISTERIO DEL INTERIOR

      4065 ORDEN de 1 de febrero de 1983 por la que se determinan las armas específicas para desempeñar las funciones de guardería.

      El artículo 5.º del vigente Reglamento de Armas, aprobado por Real Decreto 2179/1981, de 24 de julio, clasifica, dentro de la 3.ª categoría, las armas largas para guardería y encomienda a este Ministerio determinar, mediante Orden, las armas que han de considerarse como específicas para desempeñar las funciones de guardería.

      Por otro lado, el propio Reglamento, al describir en la cuarta categoría las armas largas rayadas, hace la concreción de que están comprendidas en este concepto las armas fabricadas para caza mayor y los cañones estriados adaptables a escopetas de caza con recámara para cartuchos metálicos, siempre que, en ambos casos, no se encuentren clasificadas, por sus calibres, como armas de guerra, o de guardería.

      Queda, pues, patente la intención del legislador de delimitar los tres grupos de armas largas rayadas: de guerra, de caza mayor y de guardería, en razón a que también son diferentes las licencias que amparan su uso.

      Por lo que atañe a las armas de guerra, el Ministerio de Defensa ya ha determinado los calibres que, por tener la consideración de utilizables en armas de guerra, no pueden ser autorizadas para armas largas rayadas de caza mayor.

      Para ultimar aquella meta legislativa queda por delimitar, conforme al artículo 5.º, del Reglamento de Armas, cuál ha de ser el campo de las armas largas para guardería.

      En consecuencia, realizados los estudios pertinentes en el seno de la Comisión Interministerial Permanente de Armas y Explosivos, a propuesta de la misma y teniendo en cuenta, también, los intereses que pudieran resultar afectados, he tenido a bien disponer:

      Artículo 1.º Tendrán la consideración de armas largas para guardería las armas largas rayadas que disparen cartuchería metálica de los calibres 5,6 mm. (22 americano), 6,35 mm., 7,65 milímetros, 9 mm. corto, 9 mm. parabellum, o 9 mm. largo, que sea también apta para su utilización con armas cortas.

      Art. 2.º En ningún caso podrán tener la consideración de armas largas para guardería las armas largas rayadas aptas para la caza mayor.

      Art. 3.º Quedan expresamente prohibidas como armas largas rayadas para guardería las que disparen cartuchos de cualquiera de las gamas del calibre 44.

      Art. 4.º Lo dispuesto en esta Orden no afecta al personal de Vigilantes Jurados de Seguridad, que se regirá por su normativa específica.

      Art. 5.º Los Guardas Jurados que en el momento de la entrada en vigor de la presente Orden tuvieren legalizadas para su servicio armas distintas de las referidas en el artículo 1.º deberán sustituirlas por éstas en el plazo de cinco años.

      Madrid, 1 de febrero de 1983.

      BARRIONUEVO PEÑA
      Archivos