Decreto 2488/1962, de 20 de septiembre, por el que se crea el Servicio de Vigilantes Jurados de Industria y Comercio.

    • Disposición derogada

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Decreto 2488/1962, de 20 de septiembre, por el que se crea el Servicio de Vigilantes Jurados de Industria y Comercio.

      MINISTERIO DE LA GOBERNACION

      DECRETO 2488/1962, de 20 de septiembre, por el que se crea el Servicio de Vigilantes Jurados de Industria y Comercio.

      El progresivo desarrollo economico experimentado por la Nación en los últimos años ha permitido la creación y desenvolvimiento de empresas y establecimientos, que por su destacada importancia en razón a la naturaleza de sus servicios, lugar de sus instalaciones, número de sus productores, volumen de sus productos y transacciones, considerable incremento de su cliente o a cualquier otra causa de índole análoga han llegado a constituir entidades que deben contar con los medios de guarda y custodia adecuados.

      Por ello, y recogiendo el antecedente del Decreto de Gober nación de cuatro de mayo de mil novecientos cuarenta y seis, que creó el Servicio de Vigilancia en los establecimientos bancarios, e inspirándose en principios análogos a los que sirvieron de base y fundamento a dicha disposición, se considera oportuno que las empresas privadas establezcan el Servicio de Vigilantes Jurados de Industria y Comercio, cuyos miembros ostenten el carácter de Agentes de la Autoridad, según expresamente viene determinado en la Ley de Enjuiciamiento Criminal Ley de ocho de marzo de mil novecientos cuarenta y uno, reorganizadora de la Policía gubernativa y posteriores concordantes.

      En su virtud, a propuesta del Ministro de la Gobernación, y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día siete de septiembre de mil novecientos sesenta y dos,

      DISPONGO:

      ArtıcuIo primero.—Se crea el Servicio de «Vigantes Jurados de Industria y Comercio», que, dentro de las empresas en que se hallen encuadrados, tendrán las siguientes misiones:
      1. Ejercer vigilancia de carácter general.
      2. Proteger tanto a las personas como a la propiedad.
      3. Evitar la comisión de hechos delictivos, obrando en consecuencia y de acuerdo con las disposiciones legales vigilantes cuando aquellos se hubieran cometido.
      4. Cualquier otra actividad que le corresponda por su carácter de Agente de la Autoridad.

      Artículo segundo.—Las empresas y establecimientos Industriales o comerciales de todo el país podrán solicitar el establecimiento de dicho servicio de vigilancia, si bien eI Ministerio de la Gobernación determinará aquellas entidades que por su destacada importancia, por la naturaleza de sus servicios, el lugar de sus instalaciones, la concentración de clientela o por cualquier otra causa análoga deban establecer necesariamente el servicio de vigilancia aludido.

      Articulo tercero.—Según se hallen las empresas y establecimientos en zona rural o en zona urbana. La Dirección General de la Guardia Civil o la Dirección General de Seguridad, respectivamente, propondrán cada caso al Ministro de la Gobernación la resolución de los expedientes de establecimiento obligatorio del Servicio de Vigilantes Jurados de Industria y Comercio. En dicho expediente se motivará la necesidad del Servicio constarán las alegaciones de la empresa o establecimiento interesados.

      Las empresas industriales o comerciales que deseen establecer el servicio de vigilancia lo solicitarán con propuesta del personal que consideren necesario de la Dirección General de la Guardia Civil o de la Dirección General de Seguridad, según se hallen emplazadas en zona rural o urbana, respectivamente. En el expediente que se instruya al efecto deberán constar en todo caso los informes de ambas Direcciones Generales y si a través de los mismos se dedujese que existen discrepancias en torno a la competencia, se elevará el expediente a la resolución del Ministro de la Gobernación, pudiendo resolver en otro caso el Director General que no instruye el expediente correspondiente. Se presumirá que es favorable el informe de la Dirección General que no instruye el expediente si guardase silencio, transcurrido quince días desde que se le solicitó el informe.

      La propuesta de nombramiento del personal hecha por la empresa podrá ser aceptada o rechazada por la Dirección General correspondiente. En este ultimo caso, la empresa deberá hacer nueva propuesta.

      Articulo cuarto.—El personal así nombrado por el Ministerio de la Gobernación como Vigilantes Jurados de Industria y Comercio antes de posesionarse de su cargo deberá prestar juramento, que podrá efectuarse ante la Autoridad, Jefatura. oficial o funcionario de la Guardia Civil o Policía gubernativa en quien delegue para dicho acto el Director general correspondiente.

      Articulo quinto.—El personal nombrado y que haya prestado juramento gozará del carácter de Agente de la Autoridad en el ejercicio de su cargo exclusivamente dentro del recinto del local o establecimiento donde preste sus servicios y podrá usar arma corta o larga, según los casos, con la licencia y guía expedidas de acuerdo con lo dispuesto en el vigente Reglamento de Armas y Explosivos.

      Articulo sexto.—Los requisitos generales necesarios para ser nombrado Vigilante Jurado de Industria y Comercio serán los siguientes:
      1. Poseer la nacionalidad española.
      2. Ser varón y mayor de treinta años.
      3. Carecer de antecedentes penales.
      4. Observar buena conducta.
      5. Acreditar no haber sido expulsado de ningún Organismo de la Administración del Estado, Provincia o Municipio ni haber sido objeto de sanción disciplinaria que le inhabilite para el ejercicio del cargo.

      Artículo séptimo.—Tendrán derecho preferente para ocupar las vacantes de Vigilantes Jurados de Industria y Comercio quienes pertenezcan o hayan pertenecido a cualquiera de los Cuerpos Generales de Policía, Guardia Civil o Policía Armada, por un periodo mínimo de cinco años, y quienes hayan sido Cabo de cualquiera de los Ejércitos de Tierra, Mar o Aire, con cinco años de servicio, con buena hoja de conducta.

      Los que reuniendo alguna de las condiciones anteriores no se hallaren en activo en sus respectivos Cuerpos en el momento de la solicitud, deberán acreditar que cumplen los requisitos c) d) y e) del artículo anterior.

      Articulo octavo.—Los Vigilantes Jurados de Industria y Comercio que en el momento de la solicitud se encontrasen en activo en sus Cuerpos de procedencia citados deberán acreditar que han causado baja en los mismos con anterioridad a la prestación del juramento y toma de posesión.

      Articulo noveno.—Las Direcciones Generales de la Guardia Civil y de Seguridad ejercerán en todo momento el control y la supervisión de los Vigilantes Jurados Industria y Comercio a través de las dependencias de dichas Direcciones Generales.

      Articulo décimo.—El personal integrante del Servicio de Vigilantes Jurados de Industria y Comercio podrá ser corregido por el correspondiente Director general, previa la incoación de expedientes disciplinarios y sin perjuicio de la responsabilidad penal exigible por su actuación.

      Artículo undécimo.—Salvo en los casos de nombramiento obligatorio a que se refiere el párrafo primero del artículo tercero, los emolumentos y percepciones de todo orden que correspondan a dicho personal serán libremente pactados entre el mismo y la empresa donde se preste sus servicios, a cuyo cargo exclusivamente correrán en todo caso dichas remuneraciones. El número de los mismos será el que por el Ministerio de la Gobernación se determine, habida cuenta de las características de la empresa, plantilla y circunstancias análogas de cada empresa o sector de las mismas.

      Articulo duodécimo.—Las empresas, en caso de comisión, de faltas en las que proceda la suspensión o despido, deberán acordarlo, comunicándolo a la Dirección General correspondiente, y si la empresa no lo hiciere, podrá hacerlo la Dirección General respectiva. En uno y otro caso habría de incoarse el oportuno expediente.

      Artículo decimotercero.—Queda facultado el Ministro de la Gobernación para dictar las normas complementarias que exija el desarrollo y ejecución de este Decreto.

      Así lo dispongo por el presente Decreto, dada en Madrid a veinte de septiembre, de mil novecientos sesenta y dos.

      FRANCISCO FRANCO

      El Ministro de la Gobernación,
      CAMILO ALONSO VEGA
      Archivos