El número de robos de cable desciende en Gipuzkoa debido a un control más exhaustivo

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • El número de robos de cable desciende en Gipuzkoa debido a un control más exhaustivo

      LADRONES "ACORRALADOS"
      El número de robos de cable desciende en Gipuzkoa debido a un control más exhaustivo
      EXPERTOS DICEN QUE LOS LADRONES SE HAN VISTO "ACORRALADOS" Y HAN CAMBIADO DE ESTRATEGIA

      El sector de la seguridad defiende que las medidas preventivas que tomen las empresas tienen que ser conjuntas

      CRISTINA TAPIA - Sábado, 17 de Septiembre de 2011 - Actualizado a las 05:42h

      DONOSTIA. "El robo de cable y material de obra se ha disparado durante este verano en Gipuzkoa". Este fue el titular del periodo estival del año pasado. Cable, tapaderas de hierro, bobinas, hierro colado o material que se utiliza en las obras eran los objetos más deseados por los ladrones que cambiaron las casas particulares por las empresas.

      Sin embargo, este año, y según los profesionales del sector, la situación ha cambiado. Al parecer, las bandas que durante el verano de 2010 protagonizaron la "fuerte" oleada de robos, este año han variado su objetivo empujadas, principalmente, por el seguimiento de la Ertzaintza y el aumento de las medidas de seguridad por parte de las empresas susceptibles de ser afectadas.

      No obstante, los responsables subrayan que el hecho de que haya menos no significa que no se den casos, como del que informó el Departamento vasco de Interior el pasado 30 de agosto, cuando la Er-tzaintza detuvo en Lasarte-Oria a dos hombres de 26 y 36 años mientras sustraían material de obra.

      "Se ha incrementado el robo en viviendas y establecimientos como los restaurantes", explica el jefe de vigilancia de Prosetecnisa, que por motivos de seguridad no puede facilitar su nombre. A modo de ejemplo, apunta cómo desde marzo "solo" han sufrido dos robos en las diez canteras que vigilan. "Lo que ocurrió el año pasado fue un boom muy fuerte y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado empezaron a controlar aquellas zonas donde se solía comprar este tipo de material, se comenzó a apretar el cerco y se estaba pendiente de lo que se vendía", indican desde Prosetecnisa.

      ¿Este puede ser el motivo por el que los ladrones han cambiado de ámbito? "Los ladrones no son tontos -responde el jefe de vigilancia de esta empresa-, cuando ya ven que tienen un tema desgastado se van a otro diferente. Y este año han tocado los establecimientos".

      En este sentido, este experto opina que "no todos" los atracadores son los mismos del año pasado, "creo que hay mezcla". "Pueden ser bandas que vienen de fuera, que no tienen por qué estar instaladas aquí y pegan palos rápidos en dos o tres días y se van. Desde mi punto de vista, son grupos que, por su forma de operar, no están muy bien organizados. Son tres, cuatro o cinco personas que vienen de La Rioja o del Levante; llegan, están por aquí y cuando se dan cuenta de que todo el mundo está encima se van a otra comunidad", añade.

      EL BLANCO Esta es la teoría que maneja el jefe de vigilancia de Prosetecnisa. Los ladrones, que en muchos casos roban "a la desesperada", se han visto acorralados y han cambiado su blanco. "Se les ha apretado tanto el cerco, se les controla, se avisa, se está más encima y han decidido hacerlo de otra forma. Es decir, saben que es mucho más difícil y saben a qué se exponen", asevera este responsable.

      A esto hay que sumar que las propias empresas afectadas y las que lo podrían ser han invertido más en seguridad. "Ahora se utilizan medios más sofisticados, cámaras, detectores y barreras de presencia, infrarrojos… Las medidas se han intensificado y se nota que los clientes quieren proteger sus instalaciones, porque ya no es lo que te roban, sino el daño que te ocasionan", apunta.

      Entre las medidas que se están aconsejando en estos momentos, el jefe de vigilancia de Prosetecnisa asegura que, a pesar de que se ha invertido más en medios técnicos que en humanos, se recomienda a los empresarios aunar esfuerzos en contra de los ladrones.

      "En aquellos polígonos donde hay varias empresas se está aconsejando que pongan vigilantes de forma conjunta en lugar de que cada uno ponga su propias medidas de seguridad. Los gastos serían compartidos, por lo que serían mínimos. Y los vigilantes, de momento, disuaden. Luego te la pueden jugar igual porque controlan cuánto tiempo se tarda en hacer la ronda y te roban en esos minutos, pero es el método que funciona en cualquier polígono de Europa. Y llegaremos a eso", agrega.

      TREN DE ALTA VELOCIDAD En palabras de este experto en seguridad, en Euskadi no estábamos preparados para los robos. "Tengo la impresión de que aquí no estábamos acostumbrados", dice. A lo que hay que sumar el gran aliciente que ha supuesto la obra del Tren de Alta Velocidad.

      "Aquí no hemos conocido obra tan fuerte ni tan grande como la que estamos conociendo ahora con el TAV, que mueve mucho cable, cobre, plomo, maquinaria, etc… Pero hemos aprendido y del año pasado a este las medidas de seguridad se han extremado y, quizá, la gente que robó el año pasado en la Variante de San Sebastián, viendo cómo están las cosas, este año roba en un caserío o en un restaurante".