Más Vale Tarde - Un granadino, en huelga de hambre por no poder pagar las tasas de Selectividad de su hija

    ¡Hola! Algunas características del foro solo están disponibles para usuarios registrados. Inicia sesión o regístrate para acceder a todo el contenido.

    • Más Vale Tarde - Un granadino, en huelga de hambre por no poder pagar las tasas de Selectividad de su hija


      Un granadino, en huelga de hambre por no poder pagar las tasas de Selectividad de su hija. / La Sexta

      LAS TASAS ASCIENDEN A 180 EUROS
      Un granadino, en huelga de hambre por no poder pagar las tasas de Selectividad de su hija
      Un padre de Granada está en huelga de hambre por no poder pagar la tasa del examen de Selectividad para que su hija pueda acceder a la Universidad. Denuncia que es un "trabajador pobre" que cobra 600 euros al mes, con los que debe mantener a su familia. Lleva seis días de huelga y cuenta con el apoyo del sindicato de estudiantes de la Universidad de Granada, donde trabaja como vigilante.

      laSexta.com | Madrid | Actualizado el 16/06/2015 a las 19:04 horas

      Lo que más le duele a Manuel no son los seis días que lleva en huelga de hambre, es no poderse permitir los 180 euros para pagar las tasas de la selectividad de su hija a la que hoy tenía que haberse presentado. Para esta familia es imposible reunir esa cantidad, a la que tan sólo le quedan 200 euros al mes para pagar luz, agua, comida y gastos escolares.

      Manuel se niega a ingerir alimentos y vive en una tienda de campaña a escasos metros de su trabajo en el rectorado de la Universidad de Granada. Con 45 años es vigilante titulado pero, muy a su pesar, desempeña labores de auxiliar de apoyo. Aun así, hay días que ha trabajado hasta 12 horas y cobra al mes 600 euros.

      Esta familia paga 400 euros de alquiler, su mujer no cobra más de 300 euros al mes y con dos hijas de 10 y 18 años hay semanas que se come y cena siempre lo mismo: pucheros de patatas y huevos. Con su huelga de hambre, Manuel pretende que le suban el sueldo a 900 euros para que puedan llevar una vida digna. Hace años que no pueden permitirse ropa nueva o pagar la calefacción. Sus vecinos y compañeros de trabajo le apoyan en su decisión.

      Es su segunda huelga de hambre, hace 4 años la precariedad llevó a Manuel a perder su casa por no poder pagar la hipoteca. Asegura que continuará con la protesta hasta conseguir un contrato, un sueldo digno y poder pagar el examen de selectividad de su hija en septiembre.